sábado, 27 de septiembre de 2014

La correcta ponderación del riesgo hipotecario

La correcta ponderación del riesgo hipotecario

Desde que los cazadores-recolectores comenzaron a construirse moradas, hace unos 14.000 años, ser dueño de una casa ha sido una muestra de alto nivel socioeconómico.


 En Estados Unidos existe una burocracia financiera gigantesca cuyo objetivo es promover la tenencia de la casa propia; y los vaivenes del mercado inmobiliario son seguidos con atención por economistas, banqueros, políticos y, por supuesto, por los propietarios mismos. Pero como hemos visto recientemente, si no se calcula bien el riesgo de los préstamos hipotecarios, el sueño de la casa propia puede convertirse fácilmente en una pesadilla económica.

En todo el mundo desarrollado, las deudas hipotecarias son ahora el principal pasivo de las familias. En Estados Unidos, la suma de estas deudas casi se triplicó durante la década que precedió a la crisis financiera, mientras que en ese lapso la economía real sólo creció un tercio; y en 2007, llegó a un máximo de 10,6 billones de dólares, más del doble del PIB combinado de China y la India.

Las seis grandes crisis bancarias que experimentaron las economías avanzadas desde mediados de los setenta tuvieron relación, todas ellas, con derrumbes del mercado inmobiliario. El colapso del precio de las propiedades también fue un factor clave en las crisis de los mercados emergentes, por ejemplo la crisis asiática de 1997 y 1998.

Hay investigaciones que muestran que la caída de la producción durante recesiones que van de la mano de un colapso inmobiliario es dos o tres veces mayor que si los precios de las propiedades se hubieran mantenido. Además, el colapso inmobiliario tiende a prolongar casi tres años la recesión.

Dados los enormes costos socioeconómicos que surgen de la combinación de alto endeudamiento hipotecario y derrumbe del precio de las propiedades, uno esperaría que las autoridades tomen cartas en el asunto, pero por desgracia, no es así. Después de la crisis de 2008, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (principal punto de referencia global en materia de regulación bancaria) propuso reformas para fortalecer el sistema financiero, pero en lo concerniente al otorgamiento de préstamos hipotecarios, no hubo grandes cambios.

El concepto clave para la regulación de las hipotecas es la “ponderación de riesgo”, una medida que aumenta con la probabilidad de que el deudor no devuelva lo prestado. Por ejemplo, como Microsoft tiene calificación crediticia AAA, un préstamo que se le otorgue llevará la ponderación de riesgo 0%, es decir, es prácticamente libre de riesgo. Un préstamo al gobierno indio tendrá una ponderación de riesgo del 50%, y uno otorgado a Argentina, que entraña más riesgo, se ponderará al 150%.

La ponderación de riesgo estándar para préstamos hipotecarios es 35% (hace una década era 50%). Pero los bancos pueden usar modelos matemáticos internos para calcular sus propias ponderaciones, que es como si un alumno pusiera la nota de su propio examen. Previsiblemente, las calificaciones de los bancos suelen estar dentro de los márgenes seguros.

Supongamos, por ejemplo, que un banco otorga un préstamo de 200.000 dólares para comprar una casa que vale 235.000 dólares. Si el banco le asigna una ponderación de riesgo de 10%, el equivalente ponderado es 20.000 dólares.  Si para proteger ese equivalente el banco necesita un 10% de capital propio, entonces puede financiar la hipoteca con dos mil dólares propios y pedir prestados los otros 198.000.

Ahora bien, bastará una caída del 16% en el precio de la casa (de 235.000 a una cifra inferior a 198.000) para que el banco pierda su parte del dinero. Pero en Estados Unidos, los precios de las propiedades (medidos por el índice nacional de precios inmobiliarios S&P/Case-Shiller) cayeron más del 30% entre junio de 2006 y marzo de 2009; en los países europeos, entre ellos España, Irlanda y el Reino Unido, hubo caídas similares o mayores.

El problema es que en tanto los bancos no tengan mucho capital propio en juego, seguirán prestando a lo grande. En un estudio del FMI, se estimó que la ponderación de riesgo hipotecario promedio para bancos de Europa y Asia era igual a 14% y 15%, respectivamente, y algunos bancos usaban ponderaciones tan bajas como el 6%.

Hace poco, algunos funcionarios empezaron a sospechar de las ponderaciones de riesgo internas de los bancos. En 2012, las autoridades británicas pidieron a los bancos aplicar en forma transitoria un riesgo mínimo del 15% a sus carteras hipotecarias, pero esa norma caducó en julio. Las autoridades suecas recomendaron que la ponderación mínima subiera de 15% a 25%.

Son medidas bienvenidas, pero probablemente insuficientes, y sobre todo no son flexibles. Sería mejor implementar mínimos variables procíclicos que obliguen a los bancos a reservar más capital durante los períodos de auge inmobiliario. Imponer un mínimo fijo idéntico para todos puede incentivar a los bancos a otorgar préstamos más riesgosos que ofrezcan mayor rentabilidad por el mismo capital, mientras que con un sistema dinámico se podrían fijar mínimos más bajos para las hipotecas de menor riesgo y más altos para las más peligrosas.

Además, aunque la ponderación de riesgo es una importante herramienta de política macroprudencial, las autoridades deben usarla en conjunto con otras, por ejemplo, los criterios de aptitud para suscribir hipotecas (entre ellos, los ratios “préstamo a valor” y “préstamo a ingresos”) y el ajuste dinámico de las reservas de los bancos para préstamos incobrables (es decir, aumentar los requisitos de reserva durante los períodos de auge inmobiliario). Y es importante que el efecto de las ponderaciones de riesgo sobre los ciclos del mercado inmobiliario se calibre respecto de otras medidas, ya que la superposición de intervenciones excesivas puede impulsar peligrosos ciclos.

El valor de la ponderación de riesgo como herramienta de la regulación bancaria moderna se ve sobre todo en el mercado inmobiliario. Si las autoridades no la calculan bien, se puede venir abajo todo el edificio (una vez más).

Las opiniones expresadas es este artículo son del autor y no representan la posición del Banco Nacional de Abu Dhabi.

Autor: Amit Tyagi- Vice President and Head of Group Credit Risk and Portfolio Management at the National Bank of Abu Dhabi–www.project-syndicate.org

sábado, 20 de septiembre de 2014

6 Puntos necesarios para iniciar un negocio con éxito


Muchas personas tienen hoy en día la idea de montar un negocio, lo cual es motivado por diversas razones.




Redacción Banca y Negocios-  ¿Cuál es el secreto para crear un negocio de éxito? ¿Qué hace que unos emprendedores triunfen con sus ideas de negocio y otros no? ¿Qué tienen en común los negocios que consiguen ser rentables?

Estas y muchas otras preguntas, se las hacen a diario miles de personas que apuestan por un negocio propio o por el autoempleo, como vía para trabajar y tratar de buscar su independencia económica.  

La crisis es un caldo de cultivo en el que muchas personas se animan a desarrollar una idea de negocio y a emprender, pero pocos consiguen sobrevivir y no digamos llegar a crear negocios de éxito. No hay una fórmula mágica que funcione de forma uniforme y en cualquier mercado para conseguir triunfar con un negocio. 

Independientemente de cuál sea la que lo lleva a pensar a usted a iniciar un proyecto, es necesario tener presente algunos puntos importantes al momento de poner en marcha dicha idea, con la finalidad de arrancar su negocio con éxito.

Establecer los objetivos que se quieren alcanzar: Es importante saber a dónde se quiere llegar (tener enfoque), por lo tanto es recomendable identificar lo que se busca con el establecimiento de un negocio, más allá de la utilidad que se espera obtener ya que este es el fin de cualquier empresa.  Por lo tanto es importante lograr plasmar en blanco y negro la DESCRIPCION del negocio, la idea, la visión, lo que se ofrecerá y la forma cómo lograrlo.

Muchas de las personas que han conseguido desarrollar un negocio de éxito, nunca estuvieron obsesionadas por el dinero o por hacer dinero demasiado rápido. En todo caso estaban obsesionadas con su idea de negocio. Si tienen algo en común las personas que alcanzaron el éxito con un negocio, es que sentían verdadera pasión por su proyecto. Lo que les llevaba constantemente a buscar nuevos enfoques para mejorar sus ideas. Algo así como una chispa de encendido de creatividad. 

Tienes que encontrar esa idea, esa necesidad o ese problema a resolver, que en el buen sentido de la expresión te quite el sueño.

Identificar el mercado: Una vez que se tiene la descripción del negocio, se deriva cual es el público objetivo que se pretende satisfacer. Hay que escuchar y hablar con el cliente objetivo. Y para eso tienes que saber identificarlo. Muchas veces el fallar en un negocio no está en la identificación del objetivo si no en no acertar en la estrategia de mercado. Por eso también es importante como se construye el producto o servicio que se va a vender. En este punto es importante conocer el tamaño potencial del mercado, lo que demandan, las características del mismo y demás factores que permitirán establecer las estrategias más adecuadas de entrada, considerando por supuesto la competencia. Hay que tener capacidad para ser flexible. 

Posicionamiento: Es importante definir la forma cómo será presentado el negocio, el factor diferenciador frente a los competidores, el valor agregado que se ofrecerá a los clientes, la presencia en las redes sociales, las formas en que se comunicará la empresa y la manera en que generará experiencias positivas en los clientes.

Finanzas en orden: Puede ser que el negocio se inicie con un buen capital o con recursos limitados, independientemente de la situación que sea es importante llevar un control financiero exhausto, por lo tanto es importante establecer los presupuestos correspondientes para cada área del negocio (puesta en marcha, ventas, operaciones, promoción, entre otros).  Es importante conocer el punto de equilibrio del negocio, el período de recuperación de inversión, las necesidades y fuentes de financiación, así como los aspectos impositivos más beneficiosos, lo que permitirá tener una buena planificación financiera y estratégica.

Gestión del negocio: El factor gerencial es determinante para el éxito o fracaso de cualquier empresa.  Cuando se trata de un nuevo negocio esta responsabilidad recae sobre el emprendedor y sus colaboradores, por lo que es importante mantener un alto nivel de optimismo, ser perseverante, estar consciente que no será fácil y rodearse de personas que sumen talento al proyecto.

Uno de los secretos más importantes que he detectado en la genta que consigue crear negocios de éxito, es saber rodearse de gente capaz. De la que poder aprender, con quien colaborar o en la que delegar tareas. Si te buscas malas compañías, cualquier proyecto puede hundirse en el camino. Ten cuidado con los socios que se unen a tu proyecto.

Manejo de las emociones: Saber gestionar las emociones es fundamental para tener éxito en un negocio. Vas a pasar por muchos momentos difíciles. Pero no debes caer en el desánimo ni dejarte llevar por la euforia o el optimismo. Muchos desde fuera te van a echar tobos de agua fría, si es que no te ponen la zancadilla. Comenta tu negocio con tu entorno para recibir el feedback, pero jamás entres en conflicto, ni presumas si te va bien. Se discreto y procesa la información que recibes del entorno lo más fríamente posible. La envidia es un mal común que sufren los emprendedores de éxito. Y sobre todo se paciente. Un negocio de éxito se cocina a fuego lento, si va bien, no quieras correr demasiado. Cada etapa de tu negocio requiere su tiempo.  

Estos puntos son determinantes para desarrollar un negocio con éxito, te servirá como una guía del proyecto y te permitirá conocer las fortalezas y debilidades que tenga, así como contar con un respaldo ante la necesidad de requerir asesoría o buscar financiamiento.

En cualquier punto doce desees desarrollar tu negocio estos aspectos se comparten de manera común.

Banca y Negocio

sábado, 13 de septiembre de 2014

Las diez verdades de la vida que todos deberíamos saber

La vida pasa demasiado deprisa y con ella poco a poco vamos aprendiendo lecciones y verdades que van marcando nuestro devenir.




El problema está en que algunas nos gustan más que otras. Lo bueno radica en lo necesario de conocerlas todas para vivir plenamente y ser lo más felices posible.

La vida es todo un regalo. Es la base fundamental que todos debemos tener siempre presente. Hay que aprovecharla y vivirla al máximo aunque suene a tópico, porque nunca sabes cuándo acabará (¡esperemos que dentro de mucho, claro!). 

Las apariencias sí importan y esta es una de las lecciones de vida que a todos nos cuesta aprender. Importan (y mucho) en la sociedad en la que vivimos, por eso aunque no nos guste, debemos intentar asumirlo. 

Cuidar a quién nos quiere es fundamental, y de eso nos damos cuenta cuando nos vamos haciendo mayores. Hay que valorar a la familia, a nuestra madre (que sólo hay una, y eso es otra verdad fundamental), a nuestros amigos, a nuestra pareja. Estar rodeado de personas que nos quieren es lo mejor que puede pasarnos. 

El dinero no da la felicidad, aunque muchas personas lo crean así. Vale, tener dinero ayuda en muchas cosas en la vida, pero no es el centro de gravedad en torno al que gira la felicidad, ni muchísimo menos. Hay cosas mucho más importantes, como lo antes nombrado: la familia, los amigos, la pareja. ¡Sentirse querido no se paga con dinero! 

La inspiración llega cuando menos te lo esperas… cuando la buscas, nunca está. Cuando no la esperas aparece. 

¡Y el amor también! Pasa exactamente igual que con la inspiración. Da igual cuántas veces te digas a ti mismo que jamás te enamorarás (o que nunca volverás a hacerlo), porque cuando aparece en tu vida… tus esquemas y autopromesas se rompen. 

Trabajar en lo que amas no es trabajar, y ese es un placer infinito del que muy pocos disfrutan. 

No todos los que llamamos amigos lo son, y eso es algo que aprendemos desde bien jóvenes. Amigos hay pocos, realmente pocos, ya se sabe que “los amigos se cuentan con los dedos de una mano”, ¡y a veces ni eso! Pero jamás olvides que la cantidad de amigos no importa, lo imprescindible es que sean de verdad. 

Vivir es sufrir en muchas ocasiones: con la pérdida de un ser querido, cuando falta el dinero en casa, el trabajo, cuando la vida te da reveses que no esperas… Que la vida “no es un camino de rosas” lo sabe cualquiera, por eso debemos estar preparados para las posibles sorpresas desagradables que puede depararnos. 

Por último, relacionado con el punto anterior, hay que tener presente que todo pasa, siempre. Y esa sí que es una premisa que no debemos olvidar jamás.


Fuente: Forbes

domingo, 31 de agosto de 2014

Los Emprendedores de Exito hacen estas 5 cosas cada día





Hay un dicho que dice solamente hay tres tipos de personas en el mundo: los que ven lo que pasó, los que se preguntan qué pasó y los que hacen que las cosas sucedan.

Los emprendedores están en esta última categoría, por supuesto. Son agentes de cambio, personas que no ven el mundo como es, sino como podría ser. Los emprendedores no se sientan en el sofá y desean un mundo mejor. Más bien salen y crean. Ellos no esperan a que las cosas sean diferentes. Ellos son la diferencia.

Estando por delante de los pensadores, los emprendedores continuamente luchan por ser mejores y hacerlo mejor.
Ellos cambian las reglas de juego. Ellos exudan confianza e inspiran grandeza.

Hoy es un gran día para convertirse en un emprendedor, porque el precio de la entrada a este club de élite es libre y tú puedes apuntarte.

¿De verdad quieres tener éxito como emprendedor? Siga estos cinco pasos y estará en disposición de desarrollar las cualidades de liderazgo que se necesitan:

1. Voluntariamente falla y reflexiona 

“¿Alguna vez lo has intentado? ¿Alguna vez has fallado?
No importa. Inténtalo de nuevo. Falla de nuevo. Fracasa mejor. No siempre es fácil, inténtalo de nuevo”. Samuel Beckett.
Otra cosa importante es tomarse tiempo para reflexionar sobre lo que salió mal. 
“Otros nos inspiran, la información nos da de comer, la práctica mejora nuestro rendimiento, pero se necesita tiempo de tranquilidad para resolver las cosas.” Ester Schaler Buchholz.

Fallando, se aprende, una y otra vez. Si lo haces, crecerás. A pesar de los reverses inevitables de la vida, vas a salir victorioso.

2. Adáptate y haz frente a tus miedos

Para Brendon Burchard, el miedo puede ser categorizado en tres formas, según el dolor.

La primera es el dolor a la pérdida, que sucede cuando se tiene miedo de seguir adelante porque se teme que perderá algo valioso.

El segundo es el dolor del proceso, lo que inevitablemente se produce cada vez que se intenta algo de nuevo. Tienes que pasar por el proceso para aprender a lidiar con él.

El último es el dolor de resultado. Este implica no obtener el resultado que deseas.

Burchard insiste en que la gente tiene que enfrentarse a sus miedos. Del mismo modo que un ejército invade a su enemigo por todos lados, una persona debe hacer lo mismo con el miedo, atacando desde todos los lados, como si fuera a la guerra.

3. Practica la autodisciplina 

Se trata de la capacidad de demorar la gratificación instantánea y de la capacidad de trabajar duro para obtener beneficios más tarde. El galardonado actor Jamie Foxx cuando era un niño, su abuela hizo que rutinariamente lo llevaran clases de piano a pesar de que lo único que quería hacer era ir a jugar. No tenía ni idea de que esas lecciones le llevarían a su eventual éxito. A día de hoy, continúa para perfeccionar su oficio y se disciplina a tocar el piano durante dos horas cada día.

Nadie ve los años de duro trabajo que puedes poner en tu empeño. La gente sólo ve los resultados. Si deseas recibir los beneficios del mañana, debes ponerte a trabajar hoy.

4. Duerme un poco 

Poco después del debut de su sitio de noticias del mismo nombre, Arianna Huffington se derrumbó de agotamiento y falta de sueño. Ella había estado trabajando 18 horas al día porque estaba muy comprometida con el crecimiento de su empresa. Cuando se desplomó, se golpeó la cabeza contra una mesa y se encontró tendida en un charco de sangre.

En su libro Thrive, Huffington da detalles y comenta que fue una llamada de atención dolorosa. Sabía que había olvidado el dormir y tomó medidas para corregirlo.

Cuando duermes lo que necesitas, te sentirás con más energía, cargado y listo para afrontar cualquier emprendimiento.

5. Da a los demás 

En su libro, Give and Take: Why Helping Others Drives Our Success, el profesor de Wharton Business School, Adam Grant, enseña la idea de la generosidad en un entorno profesional.

Durante siglos, las personas se han concentrado en ser conductores individuales de éxito: la pasión, el trabajo duro y la pura voluntad. Pero las cosas han cambiado. El éxito depende cada vez más de cómo nos relacionamos con los demás y de lo mucho que les damos.

La Biblia estaba en lo cierto todo el tiempo: La felicidad viene de dar.

 Marcelo Berenstein / www.emprendedoresnews.com

domingo, 10 de agosto de 2014

Las diez cuentas de Twitter más influyentes sobre Economía


Las diez cuentas de Twitter más influyentes sobre Economía

Entre ellas hay varios Nobel de Economía y periodistas de los diarios económicos más influyentes del planeta.



            Encontrar a las personalidades más influyentes en el área de la economía para seguir sus comentarios en la red social de Twitter puede ser una tarea ardua, a sabiendas de que la herramienta posee 255 millones de usuarios que escriben unos 500 millones de comentarios al día. En ese sentido, la agencia de noticias económica Bloomberg ha desarrollado una herramienta para identificar a los “tuiteros” más relevantes de las diferentes disciplinas económicas, en función de los temas tratados y de la relevancia de los seguidores, entre otros factores. Según estos criterios, ésta es la lista de las 10 cuentas de Twitter imprescindibles para estar al tanto de la situación económica mundial. Entre ellas hay varios Nobel de Economía y periodistas de los diarios económicos más influyentes del planeta aunque, en el lado negativo, el ranking tiene un gran sesgo estadounidense.

1.- Paul Krugman. La cuenta del premio Nobel de Economía @nytimesKrugman tiene nada menos que un millón doscientos mil seguidores. En su descripción, el economista se define como Nobel, columnista y autor de títulos como “El retorno de la economía de la depresión”, “El gran engaño” y “La era de las expectativas limitadas”. Este profesor de la Universidad de Princeton es conocido por sus planteamientos keynesianos. Fundamentalmente, usa su cuenta de Twitter para difundir sus columnas de opinión en el New York Times.



2.- Tyler Cowen. Es un economista americano, escritor, blogger y académico en la Universidad de George Mason. También escribe en prestigiosas publicaciones como el New York Times. Tiene 43.000 seguidores y su uso de la cuenta de Twitter (@tylercowen) es más activo que el de Krugman: Tuitea, retuitea y responde a las menciones. Es liberal pero no del ala más radical.





3.- Joseph Stiglitz. El Nobel de Economía y profesor de la Universidad de Columbia es conocido por sus posiciones críticas con la globalización, el libre mercado, y la actuación dudosa de instituciones como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial (un organismo en el que él mismo trabajo como economista jefe). Su cuenta @josephEStiglitz tiene 64.000 seguidores. Él sólo sigue a 64 personas.




4.- Robert J. Shiller. Otro influyente economista americano de la escuela keynesiana y profesor de la Universidad de Yale. Sus libros son best-sellers. En la descripción de su cuenta de Twitter (@robertjschiller) se define como “irracionalmente exuberante”. Tiene 30.700 seguidores pese a que sólo ha escrito unos 70 tweets y sólo sigue a 14 personas.



5.- William Easterly. Profesor de Económicas en la Universidad de Nueva York, especializado en crecimiento económico y cooperación internacional. Autor del libro “La tiranía de los expertos”. En su cuenta de Twitter @bill_easterly tiene 60.300 seguidores.



6.- David Leonhardt. El primer periodista de la lista llega en el sexto lugar y, como no podía ser de otra manera, es redactor del New York Times y ganador de un Pulitzer por comunicar sobre complicadas cuestiones relacionadas con la economía de Estados Unidos, como el presupuesto federal o la reforma de la Sanidad. Su cuenta de Twitter @dleonhardt tiene 52.000 seguidores.



7.- David Wessel. También ganador de dos premios Pulitzer, Wessel escribe desde hace 30 años en el Wall Street Journal. Tiene 58.000 seguidores en Twitter con su cuenta @davidmwessel.



8.- Greg Ip. El redactor jefe de la sección de Economía de The Economist (si bien antes trabajó para Wall Street Journal) tampoco podía faltar en este ranking. Su cuenta @greg-ip tiene 22.300 seguidores.



9.- J. Bradford DeLong. Profesor de Economía de la Universidad de Berkeley en California, formó parte de la administración de Clinton. En su cuenta @delong, se define como “economista, primate y utópico” entre otras cosas. Tiene 31.200 seguidores.



10.- Nouriel Roubini. El Doctor muerte, como es conocido por sus predicciones sobre la crisis de Lehman Brothers, no necesita presentación. Si bien es cierto que este economista, profesor de la Stern School de la Universidad de Nueva York, ha ido perdiendo influjo a medida que la crisis ha ido cediendo. En su cuenta, @nouriel, tiene 305.000 seguidores, aunque muchos de los enlaces van a su propia página web, que es de pago.

Finanzas.com

domingo, 27 de julio de 2014

Liderazgo Inmobiliario y Manejo de Personal




 Liderazgo Inmobiliario y Manejo de Personal

A muchos profesionales en la actualidad se les requiere que ejerzan influencia sin contar con autoridad formal; es decir, se les solicita generar resultados, manejar grupos, formar equipos, alcanzar metas, incluso bajo presión y en muchas ocasiones no se les otorga el apoyo ni las bases fundamentales del liderazgo que implica ejercer la influencia mencionada.

Por lo anterior, resulta muy común encontrar jefes en lugar de líderes generadores de cambios sustanciales en las organizaciones, con todo lo que implica, ya que un jefe es dado a indicar órdenes, es imperativo, exigente, pero no conduce a su personal de tal manera que la orden sea tomada como una oportunidad para el desarrollo de talento tanto personal como grupal.

Esto por mencionar un solo ejemplo entre la gran diferencia que existe entre un jefe y el verdadero líder. Por cierto, sumamente comprensible cuando el profesional con personal a cargo no cuenta con los conocimientos para desempeñar su papel adecuadamente.

De aquí se deriva, por supuesto, el rechazo de algunos miembros del equipo hacia su “Jefe” debido a que no han sido involucrados en un equipo con metas en común. Cuando esto sucede, las metas del jefe van del lado opuesto al de las metas de su personal.

Finalmente los resultados, ante estas situaciones, se pueden alcanzar, sólo con la disposición y cooperación de otros.

En otras palabras, el éxito de un jefe es dependiente de otros. La gente puede elegir, o no, actuar interdependientemente. Esto crea tanto un reto como una oportunidad para el liderazgo.

El liderazgo es el proceso de la influencia. Definido así, cada intento que hacemos para influir es un intento de dirigir. La necesidad de pensar acerca del poder sigue siendo un aspecto crítico para desarrollar nuestro propio liderazgo.

El propósito de incluir el poder en este análisis del liderazgo radica en el vínculo crítico entre nuestro potencial para influir (nuestro poder) y el éxito que estamos experimentando actualmente al influenciar (nuestras acciones y conducta).

El poder es la capacidad de influir. Nadie es influenciado sin una razón. Es importante reconocer que el poder es algo que otras personas nos dan. También lo pueden quitar. Si alguien piensa que tienes poder, lo tienes. Si alguien piensa que no tienes poder, no te lo dará. Es lo que la gente percibe la única cosa que hace que la influencies.

Bases de poder

1. Todos los líderes efectivos son reconocidos claramente como gente poderosa, son admirados.

2. Son vistos como quienes tienen la habilidad para influir en otros y de manera positiva.

3. Obtienen su poder a través de sus actos y de las cosas que dicen. Todos los líderes consiguen su poder día a día con congruencia.

4. La capacidad que un líder tiene para influenciar, proviene de una variedad de fuentes.

5. Las dos principales fuentes del líder son lo que se percibe acerca de la posición que tienen y lo que se percibe acerca de la persona como tal.
 
6. Ninguna fuente de poder es puramente posicional o únicamente personal. Este es un asunto para preguntarse de qué tanto del potencial se debe a la posición y cuánto se debe a la personalidad en sí del líder.

7. El poder legítimo es el tipo de poder más cercano a la base de posición.

8. Si tú tienes poder legítimo, encontrarás a otros dispuestos a seguirte debido a la importancia que le dan al rol que tu juegas en la organización.

9. Recuerda: no creas que cualquiera en la misma posición comparte el mismo sentido de legitimidad. La legitimidad, como cualquier poder, se tiene que ganar y cuidar.

10. El poder de recompensa se encuentra al dar a otros lo que quieren o quitarles aquello que no quieren. Ambas son recompensas. (El castigo es exactamente lo opuesto, evítalo).

11. El poder de conexión radica en “a quién conoces” de quien otros quieren algo (recompensa) o quieren evitar (castigo).

12. El poder de información está en poseer alguna información que es difícil de conseguir e importante para alguien.

13. El poder de la información no está en el conocimiento, sino en el acceso.

14. La experiencia, por otro lado, se refiere a conocimientos, habilidades o capacidades específicos que son valiosos para otros que los necesitan y a quienes estás dispuesto a compartírselos.

15. El carisma, es una de las bases más cercana al poder puramente personal. 

El carisma es un proceso de identificación. Es un lazo creado por una sensación de propósitos, creencias, puntos de vista e intereses comunes.

Cualquiera que dirige, posee una o más de estas variadas bases de poder. Los líderes más efectivos poseen todas las bases y no sólo unas cuantas. Por ello, es importante identificar y desarrollar tu poder para influir en otros efectivamente.

¿Cómo consiguen los líderes estas bases de poder?, está ampliamente determinado por su propia conducta. Existen media docena de componentes de conducta que ayudan a los líderes a obtener el derecho a influir. Cada uno de estos componentes es independiente. Sin embargo, cuando se usan juntos sistemáticamente, generan un ciclo de reforzamiento. En qué punto empiezas a generar tu poder no es importante. Lo que es importante es empezar a desarrollar estos factores de éxito.

En una situación nueva, el primer paso lógico es establecer tu credibilidad personal. El tipo de acciones que ayudan a generar credibilidad incluyen:

- Demostrar entusiasmo acerca del proyecto o trabajo que se está desempeñando ante tu personal.

- Mostrar dedicación sincera en lograr resultados exitosos, con calidad y hacer saber los beneficios que esto traerá al equipo en común.

- Mostrar experiencia en forma positiva y compartirla, más que en una forma negativa del tipo: “yo lo sé todo” o “si no lo hago yo, no está bien hecho“.

- Buscar a otros que puedan ayudar a proporcionar ideas sobre la situación, conectándose con su experiencia y enriquecer el trabajo del personal, apoyarlos a aprender.

- Buscar retroalimentación personal constructiva sobre el propio desempeño. En el proceso de establecer credibilidad, un influenciador efectivo empieza más o menos al mismo tiempo a ayudar a otros. Ayudar a otros constituye la base de la sólida influencia interpersonal.

Guiar a las personas se consigue más fácilmente cuando se trata de entender o comprender la situación de los otros y lo que es más importante para ellos. Para ayudarles con sus propias necesidades y labores resulta muy útil:

- Compartir tu experiencia y apoyar las metas que otros consideran importantes.

- Responder rápida y constructivamente a las solicitudes que otros te hacen (estableciendo una situación de reciprocidad).

- Mantener a todos al tanto de lo que está sucediendo y lo que se espera de cada uno de ellos.

- A nadie le gustan las sorpresas, la comunicación es la principal fortaleza de un buen líder.

- Proporcionar información con retraso nunca es visto como una ayuda, esto afecta tu imagen como líder, evítalo en lo posible ya que puede interpretarse como “temor” a ser desplazado y por ello ocultas información relevante para todos.

- Transmitir información a tiempo y de manera asertiva, siempre es apreciado, intenta ejercer esto siempre y comprueba los resultados tan positivos que te brindará como líder.

- Generar una relación es esencial en la construcción de los fundamentos para el intercambio en cualquier relación normal. Recuerda que tratas con seres humanos, y tú, lo eres también. Fija bases de respeto y solidaridad, sin caer en el exceso de confianza o amistades.

- Tratar a todo individuo como un aliado y como una persona que merece respeto, fija el marco para que se den la confianza y la cooperación.

- No trates a todos por igual, ya que no lo son, las emociones, carácter y necesidades son diferentes en cada individuo, como líder no es conveniente dar un trato igualitario, sin embargo, sí equitativo.

Pueden ser las pequeñas cosas, como la forma en que se habla de otros en su ausencia, lo que produzca el respeto mutuo o debilite toda la relación. Casi toda acción añade valor a una relación o se lo resta. Adicionalmente, las personas inteligentes toman en cuenta las presiones que tienen los otros, antes de cualquier pedido de ayuda, evitando poner sus propias necesidades por encima de las necesidades, situaciones o prioridades de los otros, el liderazgo requiere alto grado de humanismo para ser efectivo.

Trabajar para establecer credibilidad personal, ayudar a otros y construir relaciones, contribuyen a crear la base para realizar acciones efectivas. En cualquier ambiente de trabajo, conseguir los resultados adecuados es para lo que nos pagan.

Concentrándonos en lo que es más importante, comunicando las prioridades y funcionando como catalizadores para remover los obstáculos que se presentan en la terminación de las tareas, seremos elementos clave en el logro de los resultados.

No es necesario decirlo, estos resultados deberían enfocarse en proporcionar valor a una base de clientes que se beneficien de los servicios proporcionados por tu equipo.

Servir con calidad y compromiso al cliente, interno y externo es una potente herramienta en el arsenal de un influenciador efectivo. Todas estas acciones deberían basarse en una fuerte convicción personal de mejora continua.  Adherirte a tus principios, manteniendo tus planteamientos y dando todo lo que puedes aportar personalmente por tu equipo y el cliente, manifiesta que eres un líder de excelencia y no solo un jefe más.

Cerrando el círculo, estas acciones reconfirman tu credibilidad. Poner en práctica estos factores clave de éxito incrementará sustancialmente la probabilidad de éxito en las situaciones de influencia interpersonal que se te presenten.

Además recuerda, antes de ser un líder, seguramente, fuiste colaborador, y ¿alguna vez te prometiste no hacer algo que un ex-jefe te hizo? ¿No tratar nunca a nadie como a ti te trataron? ¿Ayudar, tal vez, como a ti te ayudaron a crecer? Si te hiciste esas promesas, y hoy tienes personal a tu cargo, con seguridad lograrás grandes éxitos en tu vida laboral, y la mayor satisfacción que un líder puede tener…ver y hacer crecer a su personal.

Por Marisol González